Si quieres una web, pero tienes ciertas dificultades con los ordenadores, déjanos decirte que hay solución. De hecho, la situación a la que nos enfrentamos ha hecho aflorar nuevas necesidades ¿las comentamos?

Quieres una web

Nuevas necesidades para nuevos clientes

El coronavirus y varias semanas de inactividad comercial han conseguido que muchos se replanteen sus formatos de negocio. Tal parece que algún tipo de escaparate digital es necesario.

El problema viene cuando crees que la informática no es para ti o los ordenadores te superan. Es bastante común. Llevamos años retrasando ese primer enfrentamiento con nuestro PC y ahora nos vemos desbordados.

¿Mandar un email, crear una cuenta en una red social o cambiar los precios y condiciones en una web? Seguro que esto te parece una montaña. Entonces ¿crees que podrías tener una web de tu negocio igualmente?

En realidad, una cosa no tiene porqué ser incompatible con la otra. Cualquiera puede tener una página web, lo que no significa que deba saber manipularla.

Quieres una web pero cuánto quieres involucrarte

Cuando quieres una web debes pensar primero para qué ¿qué piensas que una página digital puede hacer por tu negocio? Una vez aclarado ese punto podrás enfocar tus necesidades hacia algo concreto.

Una página web es un formato digital de tu negocio. En ellas podrás vender tus productos o servicios, atraer colaboradores o solo mostrar tu labor comercial. Todos estos detalles podrás verlos con tu desarrollador web.

Pero, una vez te entreguen esa web ¿hasta qué punto quieres involucrarte en ella? Aprender cosas como, por ejemplo, cambiar precios, fotos o productos, es sencillo ¡para todo el mundo!

No obstante, verás que en el mundo digital, como en muchos otros o tienes tiempo o dinero. Si tienes tiempo podrás hacerlo todo tú mismo (de verdad que es fácil). Y, si tienes dinero, otros podrán hacerlo por ti. Así de simple.

Qué implica tener una web

Tener una web puede suponer muchas cosas o muy pocas. Asegúrate de que tu página está a tu nombre, que conoces todos los pagos que debas afrontar y que tienes las claves. Este sería el resumen rápido.

Pero si quieres una web que funcione debes saber que no bastará solo con tenerla. Tendrás que escoger la forma de mostrarla, ya sabes, conseguir que otros sepan dónde está y lo que ofrece.

Supongo que estarás pensando que eso se traduce en más dinero, bueno, vamos a verlo. Recuerda que un negocio digital te ahorra gasto como el alquiler. Pero eso no significa que el dinero te lloverá sin hacer ninguna inversión.

Aun así, hay tantas opciones de marketing y promoción que podrás escoger adaptar tus gastos a tu presupuesto. ¿Un consejo? Pide diferentes presupuestos y valora tus opciones.

Si quieres una web podrás tenerla, aunque no sepas nada de informática. En CreawebPress podemos ofrecerte precios muy competitivos y diferentes servicios. Así tú decides hasta dónde quieres llegar en tu viaje a la digitalización.

quieres una web
Abrir chat